sábado, 9 de febrero de 2013

Tadashi Shoji, la suavidad del terciopelo.

Nueva York es siempre un referente de moda, de iconicas imágenes de película donde Tiffany & Co se convierte en el sueño de cualquiera, una fashion stylist como Rachel Zoe sería perfecta para nuestro día a día, un café cerca de casa de Carrie Bradshaw en noche de fin de año con nuestros Manolos o un brunch en las escaleras del Met con Blair o Serena, podrían ser momentos inolvidables de nuestra vida. Pero en este caso la estatua de la libertad se viste de lentejuelas, se pone unos buenos tacones que la pongan más alto de lo que ya está y así pueda analizar cada paso del MERCEDES BENZ FASHION WEEK NEW YORK.

Con una de las primeras presentaciones en la ansiada ciudad de la moda, TADASHI SHOJI, nos muestra algo de lo que se llevará el próximo otoño invierno 2013-2014. Prendas holgadas y con estampados jaspeados en tonos grises, negros, blancos, lo principal en las colecciones invernales pero el rojo, azul, nude y algún pastel que se pierde por ahí junto con uno que otro metálico aparecen en la pasarela en forma de vestidos, mangas largas y abultadas, cuellos barco rodeados de encaje, que sigue siendo el rey de reyes en cuanto a tela, pero hay alguien más que intenta apoderarse del desfile; el terciopelo.

Con un dominio casi total de esta tela, un aire bohemio pero lleno de elegancia, Shoji nos traslada a largos por el piso, frentes de vestidos cóctel o noche que tienen la cualidad de enamorarnos desde el primer momento. Las lentejuelas y plumas siguen pidiendo un lugar ya sea en gran cantidad o detallando partes estratégicas del cuerpo.


Las transparencias, aunque en menor cantidad que otras temporadas, sigue siendo una tendencia clara. El volumen en prendas como vestidos, pantalones y capas reina en todos los sentidos.



Una parte del desfile que destaca por los tonos fuertes para la próxima temporada, otoño invierno 2013-2014, se colorea con azul rey, rojo, o metálicos.



Ya sea con cuello cerrado, cuello de tortuga o tirantes, el terciopelo se sitúa como el principal motivo de la colección.





Vestidos con varios niveles, holanes y capas se presentaron en una gama de colores que no dejo atrás los pasteles como el azul o el rosa.