jueves, 21 de febrero de 2013

Missing Alicia, DAVIDELFIN.

Los que tienen la fortuna de contar en su vida con una mascota, saben el cariño que se les tiene día con día, conocen a la perfección sus manías y  gestos, yo por ejemplo, no tengo esa suerte, vivo en departamento y con mis padres, entre que no me gustaría tener a un perro por más pequeño que sea encerrado entre 4 paredes y que mis papas no son fanáticos de los animales, la historia es complicada.

Una de las personas que más me han asombrado en los últimos meses en plan persona y que admiro desde hace muchos años por su trabajo, es el diseñador DAVIDELFIN, siempre supimos el amor hacia Alicia, su perrita, el pasado mes de Octubre el malagueño sufrió su perdida y el trayecto que ha recorrido en ese duelo vino acompañado de telas, cierres, zapatos y una gran colección que se vuelve un constante recuerdo en compañia de Pelayo Díaz.

BIMBA BOSÉ, eterna musa, fiel amiga y compañera de David quién se encargó de abrir y cerrar el desfile.

Confieso que al momento de escuchar "Missing", el nombre que lleva esta colección de otoño invierno 2013-2014, algo hizo que se me pusiera la piel de gallina, un David más sensible que nunca, abría la pasarela con quién lleva años a su lado, Bimba Bosé quién también presentó una colección en esta plataforma española. Desde un primer instante supimos que el blanco era la base del sentimiento que rodeaba al artista, prendas con mucha soltura y cómodas a simple vista, supersposiciónes surrealistas  que incluían lo que parecía ser una segunda prenda pegada, pantalones, blusas, sacos y cuellos decoraban la parte delantera de una forma que llega a emocionarme, los bolsos por 4ta vez consecutiva son obra del gran PELAYO DÍAZ, con una definición y significado, cada uno contaba con su nombre, grandes y pequeños con asas por todos lados permitiéndonos así, jugar con la posición del mismo.

Los tacones como viene siendo usual, son del maestro de la suela roja Christian Louboutin que colabora con la firma y en una cantidad de 15 pares de ante blanco logra el equilibrio único y perfecto para esta colección pura, limpia y demasiado agradable hablando de la vista, que lo menos que logra es que quiera media parte de los diseños; así de simple. La feminidad de Pelayo unida a la sobriedad inigualable de David, hacen explotar un escenario a cuadros que termina con una Bimba diciendo adiós a alguien que estamos seguras, sólo dijo hasta luego.

El juego visual que hay en cada prenda es realmente impresionante.



Sudaderas que se funden para unirse a vestidos que tienen como constante los volantes en la caída, detalles en rojo con inspiración en Alicia en el país de las maravillas y la reina de corazones, que por supuesto, rinden tributo y homenaje a la mascota del malagueño.


Blazers de diversas estructuras, pantalones pata de elefante o en ocasiones logrando confundirlos con faldas, mangas largas ultra estéticas y más fueron portadas por Sheila Márquez, Carla Crombie, Sebastian Sauve o Clement Chabernaud acompañados del descubrimiento de la temporada pasada, Alba Galocha.


El vestido o la tendencia camisera sigue para arriba, ya sea como detalle o totalmente, es un básico para la próxima temporada.


La flores pintadas a mano, el punto hecho a mano sumado al sentimiento y a la calidad de las prendas... Una colección que me ha dejado con sensibilidad a flor de piel, emoción y enamorada pedida de todo cuanto vi.