martes, 15 de abril de 2014

El tiempo entre costuras.


Siempre he sido muy fan de la lectura, novelas románticas, misterios de amor y desamor, encuentros entre diferentes mundos y estilos de vida, personajes que relatan su vida detrás de las letras que nos atrapan día con día entre páginas y nombres que siempre, nos hacen sentir la historia como si la viviéramos. Algo por el estilo es, lo que nos ha sucedido a todas las que ya hemos tenido la fortuna de leer y tiempo después de adentrarnos en la novela y devorarla sin sentido ni razón del tiempo, meternos en la pantalla chica para vivir a todo color en la serie, EL TIEMPO ENTRE COSTURAS.

No pienso revelar nada de la historia ni colocar nombres debajo de las imágenes para evitar contar cosas para que esa gente que aún no lo ve o termina de leer, no sienta que hay datos o rostros al aire libre y colocando menos incertidumbre a la maravillosa historia relatada por MARIA DUEÑAS, quién recibió el premio a la Cultura en Literatura del 2011 y por supuesto, el libro más leído del 2012 en España, traducido a cantidad de idiomas, El tiempo entre costuras, requirió un numero incontable de looks y combinaciones, entre los que más de 1000 vestidos y trajes fueron rentados, para diferentes tipos de niveles sociales, así como unos 400 modelos que se realizaron explícitamente para los cuerpos de Sira, Dolores, Rosalinda, Marcus, Manuel, Ramiro, Vázquez y los más de 100 personajes que usurpan nombres reales como los de cargos en la política Española o Inglesa, contra los que surgen de la imaginación de una escritora que se coloca en la cumbre con una obra de arte como lo es esté libro.



Con el paso del tiempo y las circunstancias, Sira la protagonista y única que pienso mencionar, ya que el post va más de su estilo y lo que marcaba la moda en los años 40's, se viste con looks que atrapan estampados que conforme vive momentos y conoce gente, se tornan más delicados y elegantes.


Mencionando altos cargos, amigos y enemigos, gente de muy diferentes niveles sociales y rostros que con la lectura vamos amando u odiando. Diseñadores que reconocemos los amantes de la moda como Coco Chanel, Elsa Schiaparelli, Valentino, Balenciaga o el Italiano Mariano Fortuny del cual se desprende una de las mayores inspiraciones para crear el falso Delphos, que porta una de las mayores protagonistas de la historia. Los trajes de militares, meseros, chofers, orquestas y policías contaron con arduo trabajo para lograr la máxima realidad en cuanto a bandas, medallas y elegancia posible.



Largos Chanel es decir, por debajo de la rodilla, estampados con círculos, puntos, carretes de hilo, mucha naturaleza con flores, como rosas, tulipanes, alcatraces, hierba y musgo, hojas entrelazadas, espinas que se mezclan con pétalos y colores sobrios y cálidos como el púrpura más oscuro, rosa palo, azul marino y noche, rojo sangre, vino, naranja, verde olivo, por supuesto que el blanco y el negro son muy necesarios, como el camel o café en todas sus variantes.


Grandes botones, cuellos muñeca o de ojal con redondeles amplios y sofisticados, los cuadrados o con formas en ligeras "V", los bolsillos en ellas y ellos, para los días más frescos los trajes de baño cortos para personajes como Ramiro, Ignacio, Felix o Marcus y los estilo pin-up de tirantes en halter y tops drapeados que cubren todo el cuerpo con tiro alto en los bikers que ocupan absolutamente toda la pompa hasta llegar al inicio del muslo.

Outfits icónicos y fantásticos. como este en un momento cumbre de la historia, que nos recuerda y que aparte, está inspirado en la visita de la Jequesa de Qatar a Madrid en el 2011 año en el que se grababa la serie en dicha ciudad. La dirección del diseño de vestuario a cargo de BINA DAIGELER, nos deja con un impresionante pestañear de amor, admiración y envidia por esa elegancia que surgía entre las mujeres de las calles hace ya casi un siglo.



Pieles, tocados, sombreros con redecillas, sedas, algodón, chaquetones y broches que acompañaban a todos esos pares de guantes sin los que las mujeres del Madrid de los 30' o 40's, Tánger, Tetuán, Lisboa y alrededores no podrían sobrellevar la clase alta, la clase del haute couture. Las pañoletas en la cabeza, mascadas sobre los hombros o anudadas al cuello adornaban las ondas y chongos que se realizaban durante horas para lucirlos por un par de días ambientadas con música del compositor CÉSAR BENITO, quién ha realizado la banda sonora de la serie.


Trajes de noche con 4 botones para los hombres más elegantes de esas ciudades que protagonizan la historia junto con el ya conocido, bow tie o pajarita en negro riguroso o colorido y estampado para los más atrevidos, que por esas épocas eran bastante escasos y los vestidos de distintos cuellos o texturas, para las que ponen el ritmo en eventos que requieren sacar a la pista a más de uno.


La aparición de cuellos altos y pantalones para empezar a darle más fuerza a la mujer con tiro muy alto y acinturado, prendas que buscan marcar más esa parte del cuerpo femenino, los tacones se vuelven mucho más angostos y altos junto con colores más llamativos y que realzan la belleza de mujeres como Sira, que si bien es algo de la imaginación, a más de una nos gustaría ser ella y vivir, con un fondo de armario, la mitad de glamouroso que el suyo.

Facebook: Think In Fashion 
Twitter: @ThinkInFashionn 
 @loreiglesias