martes, 9 de septiembre de 2014

Carolina Herrera SS15. Flores pal'alma.

Cuando comienza la temporada de fashion weeks, la gente que ama la moda sin medida, pierde un poco el control de su vida y se pasa las 24 horas del día revisando las redes sociales, paginas de internet, entrevistas, reportajes, criticas que nos dan una idea de lo que empieza a pensar la prensa fashionista y la ajena a este mundo, sobre esas colecciones que en la mayoría de los casos cortan la respiración. Tal es el caso de la reina de la moda femenina, la icónica blusa blanca, la siempre elegante, CAROLINA HERRERA; de su mano pudimos apreciar un desfile que mostraba y gritaba "mujer" a los 4 vientos, inclinándose más al oriente, de donde se encuentra una ligera inspiración de estampados y siluetas.


Una gama de colores limitada a lo femenino, el blanco por excelencia como la base que domino todo el show y que se dejaba dar pinceladas con el fucsia, que en ocasiones, se tornaba total para dar paso a colores como el lima, uva, rojo, arena y por supuesto el negro que aunque en menor presencia, es un color que tiene que estar a como de lugar. Los cuellos que forman una colección impecable con variantes de todos los estilos, para poco a poco, dar forma a los hombros y dejar que el cuello se vuelva escote y así, bajar por la espalda, el principal atractivo de esta temporada primavera-verano 2015.

Los estampados se empeñan en recordarnos jardines orientales con grandes flores en la parte frontal de los diseños, que con el paso del desfile se colocan en toda la prenda y hacen de la tela, el lienzo perfecto para calcar colorido a los vestidos más vaporosos y a la vez más ceñidos, las caudas que se proclaman reinas del show al hacerse interminables y permitir ser lucidas en vestidos o en conjuntos de dos piezas. Nuevamente, una de las inspiraciones personales de la creadora de este blog, CAROLINA HERRERA, hace que cada paso que dan las modelos con stilettos de vértigo, nos provoque suspiros e idealicemos en cuanto tiempo podemos ver esto en una red carpet.



Cuellos barco, en V, cuadrados, cerrados o con un ligero escote, marcando la pauta para darle paso a la espalda que desde un primer momento se volvió el atractivo del desfile con cauda a los lados y lazos o hebillas que ataban las prendas.



Como en cada colección de la Venezolana, los cinturones forman parte esencial de la misma y la variante es poca, siempre lo suficientemente delgados como para enmarcar la silueta femenina.



Ceñidos o amplios, no hay un termino medio. Lo importante en los vestidos largos siempre será la cauda, con un largo preciso y justo para impactar a cada paso y cortar el sentido.

Bolsillos, detalles, organiza, lino, shiffón, una mezcla de telas que hacen de está, una colección inolvidable.






¡DELIRIO! ¿Por qué no cerrar como es costumbre con un vestido de novia pero en... rosa? Divino.






Facebook: Think In Fashion 
Twitter: @thinkinfashionn 
 @loreiglesias