lunes, 19 de septiembre de 2016

Un giro muy Carolina Herrera

La señora de la moda ya sea al nivel internacional en el que está o en plan latino, siempre ha sido y será CAROLINA HERRERA por eso mismo, no puedo cansarme de escribir sobre cada uno de sus desfiles temporada tras temporada. Una vez más como se vio en la colección de otro latino, Josep Font para Delpozo, de la cuál te contaba ayer había un color que poco a poco se empezó a declarar protagonista absoluto de la tarde, el blanco que para Carolina Herrera es indispensable desde cualquier punto de vista y que para la próxima primavera acompaña con el básico que hay en todos los closets del mundo, denim.

  
Si el blanco fue el color del desfile, el denim fue el rey de ese día; a manera de vestidos en su mayoría, faldas y chaquetas hacían que cada una de las modelos se pasearan alrededor de la fuente del Frick Collection de Nueva York para que cada uno de los asistentes se enamorarán más de los diseños de la venezolana, siluetas que rememoraban a los años 50 con hombros anchos y elevados, mucho volumen así como con detalles en forma de lazos, faldas lápiz y otras en forma de A con maravillosos pliegues que le daban más estructura al cuerpo de la mujer.

El estilo camisero es obviamente uno de los básicos, junto con escotes barco y en V hacían el mix perfecto para ese aire más ready-to-wear en el que nos sorprendió la diseñadora. Los colores también se presentaban en negro, beige, verde militar y metálicos como el dorado o el plateado que caminaban con estampados de rayas en todos los sentidos para darle paso a algún tipo de cuadro y flores, muchas flores.


Los zapatos con comodidad absoluta como loafers y oxfords en tonos clásicos mientras que algunos stilettos metálicos también tenían su momento de gloria, los accesorios escasos pero presentes sobretodo como chokers que hacían que resaltaran aun más cada tipo de top con lazos grandes en el pecho o en los hombros. Los vestidos del final de esos que me vuelven loca con fluidez extrema y capas de tela que parecen flotar llenos de tul, encaje, seda y transparencias que hacen que siga amando la calidad en el diseño de la gran, CAROLINA HERRERA.





Los detalles funcionales como los botones, cierres y bolsillos hacen de cada prenda algo de estilo casual pero con la elegancia que caracteriza a la firma.


Como si se tratara de una bolsa de caramelos, varias modelos salieron envueltas en telas metalizadas con estampados florales, la cintura fue una parte importante al momento de marcar una parte del cuerpo femenino.


Vestido smoking que me deja con suspiros en el aire...




Los ruffles y drapeados así como uno que otro plisado, tuvieron lugar en la colección.




Instagram: @thinkinfashionn 
 @loreiglesias