viernes, 27 de enero de 2012

El jardín de Valentino

Y sí, con tanta flor incrustada en cada diseño que saltaba a la pasarela de un Hotel Salomon que nunca lució tan glamouroso y noble con tanto lujo alrededor de él. VALENTINO presenta en la ciudad que es sinónimo de moda una colección repleta de naturaleza, pero que naturaleza...

Con telas ligeras y frescas pero también telas rigidas que daban la impresión de poder dejar el vestido por si sólo en pie se abrió uno de mis desfiles favoritos que demuestra que para ir a la moda o llevar una gran actitud no hacen falta unos high heels y lo podemos lograr con esos zapatitos de piso que ha mostrado en varias de las modelos, mangas abultadas y con movimiento, cuellos que parecían descansar en el encaje que los rodeaba y una gama de colores tierna con aires de la época de las duquesas, doncellas y damas.


Blancos totales mezclandolos con las tonalidades de flores minúsculas que cubrían a la perfección cada prenda, azules, cafés, verdes y rosas, de vez en cuando pudimos apreciar un poco más de color como el rosa rojizo o uno que otro dorado. El trabajo de cada diseño es impresionante, cortes hechos a la perfección transparencias que tapan el cuepo con ruffles o flores delicadamente incorporadas a la tela, sin duda un look muy lady que demuestra que la inocencia no es siempre sinónimo de simpleza...