miércoles, 26 de octubre de 2016

Los dulces africanos de Jorge Vazquez

Es sabida mi pasión por la moda española y más cuando se trata de un nombre gallego que se alza por encima de los demás poniendo en alto el nombre de Galicia, lugar que al mencionar hace que se me pongan los pelos de punta y que toda mi familia y momentos ahí vividos vengan a mi cabeza. Por eso hoy traigo una colección que no tiene desperdicio se mire por dónde se mire, desde Betanzos (La Coruña) para el mundo, JORGE VAZQUEZ presenta un desfile inigualable y probablemente inolvidable durante la pasada Mercedes Benz Fashion Week Madrid en la temporada que viene primavera-verano 2017. 


Ya el escenario de por si, así sólo, sin nadie en pasarela, era una absoluta belleza y recuerdo africano, porque de eso va este "Mogambo" de África y de la pasión, que es lo que quiere decir esa palabra en... pues en un dialécto o idioma de aquellos lares jajaja, jifaras en tamaño superior, naturaleza viva por todos lados con un olor escepcional según contaron los presentas claro esta y una pasarela en cruces con estampado tipo cebra. Los colores de la colección empezaron a surgir desde el fondo con algo estilo uva, frambuesa, verde, lima, mostaza, arena, azul y por supuesto blanco y negro que muchas veces se dejaban invadir por los estampados de dos estilos, el que reflejaba a la tierra con figuras animales y el que por el contrario, evocaba las maravillas del mar o del oceano.

Detalles en formas estilo cristal, bordados en canutillo y lentejuelas junto con lazos y nudos que se adherian a tirantes y escotes, muentras que el calzado fue lo más comodo con zandalias de piso onda gladiador en ante con una gran gama de colores.

Texturas multiples como los flecos de seda y rafia, crochet algo de cuero en los detalles junto con ante fueron materiales que se vieron con bastante frecuencia, las siluetas holgadas y con la comodida como bandera hacian de conjuntos en falada o pantalón looks perfectos para días de calor en cualquier sitio, pero el momento critico y mi favorito fue cuando aparecieron los vestidos que defino propiamente como caramelos envueltos en papel celofan, gracias; tul delicadamente en capas multiples con volumenes máximos así como en un par de capas logrando transparencias en todo el vestido, cuerpo de tipo mosaicos miniaturas y mangas de todos los estilos, haciendo que el regreso en su ya segunda colección desde su vuelta a la pasarela Madrileña y con premio L'Oreal bajo el brazo, sea más que triunfal. 





Los aires etnicos de una colección absolutamente inspirada en la cultura Africana logran el equilibro perfecto entre la mujer natural con ese toque sofisticado.



Poco a poco la idea de lo que vendría en los pases del final iba enamorando a cada par de ojos que analizaban este tipo de vestidos...



Tops, faldas o como detalle, los flecos de seda son una de las principales atracciones y cabe destacar,  una de mis obsesiones.








¿Puede haber un poco de inspiración en aquella colección de Dior que todos amamos? Puede que sí y puede que no, pero de que son bellezas, lo son.



A-MOR. Bye!


Instagram: @thinkinfashionn
@loreiglesias