viernes, 8 de marzo de 2013

Cinco estrellas Louis Vuitton.

Cuando pensamos en un look de hotel, se nos vienen a la cabeza las mucamas en trajes anticuados y algo fachosas, no por ellas, si no por el concepto que se tiene al momento de hacernos a la idea, un look para pasearse por el pasillo que se rodea de puertas de madera con números en el centro... Pero hay casos en los que el pasillo del mismo hotel, ese donde se encierran infinitas historias de amor, desamor, consuelo o dolor; puede convertirse en la pasarela más intima y femenina que cualquiera podría protagonizar.

Marc Jacobs es por mucho, uno de los diseñadores del siglo XXI que más arriesga sin temor a lo que sea o no sea aceptado, también es el único que podría salir a saludar a sus invitados en un auténtico pijama rojo, LOUIS VUITTON obvio, por eso Marc es mucho Marc. De esa forma, muy sensual y con toques básicamente centrados en la parte interna de las mujeres, mujeres de los años 20 que sin problemas lucen un look agresivo y sexy, melena negra corta, labios vino y ojos espectaculares, dramáticas y misteriosas enfundadas en piezas holgadas de seda, pantalones estampados en conjunto con chaquetas de botones, el cuello en V es una necesidad y los tacones.. los tacones una obligación.


Top models fueron las encargadas de abrir una a una las puertas de la pasarela, los maxi blazers acompañados de delgados cinturones formaron una de las partes principales, los abrigos infinitos cubriendo el interior con pelo, un elemento que se repite en bolsos y como detalle en puños y cuello, en alguna ocasión al finalizar la caída de las prendas.

Estampados de diferentes formas, flores y cuadros en un principio. El terciopelo se presenta con sutileza o totalmente en vestidos con espaldas de impacto, una colección de colores neutros, muy naturales, tierra... Azules, verdes, vinos, cafés... Las minis vuelven a pedir protagonismo, así como el encaje y las transparencias que triunfan por todo lo alto llevándose las cinco estrellas del hotel dirigido por Jacobs. Pero si hay alguien que dirigió cada paso dentro del show, fue la inigualable Kate Moss, cuando pensábamos que acabaría el desfile, la eterna musa y amiga del director artístico de la firma, aparece detrás de la puerta que le correspondía enfundada en un vestido azul grisáceo  bordado y de transparencias, impactante. Un hotel de lujo, un hotel de sensualidad.


Fáciiiil te echas un buen café con este look, la tendencia pijama que viene fuerte hace un tiempo, pero definitivamente nunca la vimos en esta magnitud. LOUIS VUITTON OTOÑO INVIERNO 2013-2014.


Los brillos y lentejuelas, tienen un pequeño lugar en abrigos y vestidos, las plumas son otro de los elementos que adornan cada una de las piezas de esta colección.




Locura total, en una gran variedad de color y texturas, con pulsera o sin ella, enamorada perdida.



No es por nada, pero se les nota cuando son angelitos, de Victoria's Secret digo... El encaje logrando enfocar la vista en mangas y final de faldas o vestidos. Isabeli Fontana.



Bordado con lo que parecerían ser pétalos, transparente total, una belleza.

¡DIOSA! KATE MOSS.