sábado, 24 de septiembre de 2011

Cibeles Madrid Fashion Week. Andres Sardá

Grecia y Egipto se apoderaron de Madrid, conquistaron... Así puedo empezar a describir lo que fue el desfile más sensual de todo CMFW contando con sedas divinas, colores realmente visuales y fabulosos, unos zapatazos divinos madre mia, en metalicos por supuesto, que ya lo digo yo, el metal llegó para entrar a la tierra de nuevo, sembrarse y hacer que lo cosechen siempre para seguir por un muy buen tiempo.

Por la parte de Grecia que es nuestro destino durante el día aparecen muchas telas vaporosas, estampados increibles mezclandose con tonos como el azul klein volviendose eléctrico, rosas, amarillos y verdes agua, talles altos, trikinis, cortes muy sofisticados son los protagonistas... Pero para la noche cambiamos de rumbo y nos dirigimos a Egipto, tierra antigua y de tradiciones, muchas rayas en todos los anchos, colores que se entrelazan con ellas en negros, morados y tonos tierra, sin olvidar los nuevos favoritos, los metales, recordando un poco de Prada 2011 con ese estampado de rayas anchas coloridas, una muy buena tendencia, con esos aires Mediterraneos que hacen que caigamos en el encanto del verano.






Grecia en una lucha de tendencia y estilo con Egipto