martes, 27 de marzo de 2012

Toni Francesc se vuelve Aeternus

Dicen por ahí que cuando cuentas con la suerte y fortuna de tener cerca a una abuela que te encierre en un mundo de mistero y fantasía puedes desatar cantidad de cosas y definitivamente hay miles de historias que pueden lograr desarrollarse en alguna otra forma que no necesite letras o palabras de por medio...

Eso es lo que logró el grandioso diseñador catalán TONI FRANCESC con esta colección que moría por comentar desde que la vi (tarde, la vi tarde) en el 080 de Barcelona, en ese momento decidí postearla pero no sabía si era conveniente debido a la cercania de esta edición de la importante plataforma de moda Mexicana MERCEDES BENZ FASHION WEEK, así que me resisti... Pero por fin llegó el día de ayer cuando aunque no pude verla y estar presente al momento del desfile pude retomar todas esas imágenes que había dentro de mi cabeza para así plasmar todo en este post.



Con la inspiración de casas viejas y misteriosas, los recuerdos que tiene contados por su abuela, tratando de poner la máxima cantidad de volúmen en cada prenda Francesc metío tejidos diferentes y simplemente maravillosos, el neopreno se hizo necesario y elegante manteniendo la mente alejada de esos trajes con los que imaginas sumergirte en el mar para así volverlos algo clásico y básico en su colección, sedas ligeras, punto o algodón fueron otros materiales que se vieron en la pasarela, pantalones anchos y blusas con nuevas formas, blazers y chalecos con diferentes caidas complementan una colección preciosa de la mano de una obsesión para mí... los jumpsuits simplemente divinos, la silueta de lo corto por delante y largo por detrás llega con fuerza para enamorarnos en vestidos que también se vuelven ligeros y con movimiento en algunos estampados que se colorean con gris, azul, camel o negros. Sin dudarlo un segundo la eternidad nunca me pareció tan fabulosa como con "AETERNUS"...


¡Enamorense por favor! Los colores como el azul grisaceo fué una fuerte constante en la colección del Español.







Los vestidos se presentan con vuelo y ligeros o más ajustados al cuerpo, en ambas circunstancias la mujer se traslada con modernidad marcando los recuerdos y la melancolia al presente.